Balada de los ahorcados, de Francois Villon

mayo 22, 2009 at 10:48 pm Deja un comentario

“Con la balada sobre el tema: ‘Muero de sed cerca de la fuente’, Francois Villon triunfó en uno de los concursos poéticos organizados en Blois por Charles d’Orleans.
Al enterarse de la condena a morir ahorcado, pena que luego le fue conmutada, el poeta compuso el ‘Epitafio Villon’ o ‘Balada de los ahorcados’, una de sus obras maestras, la última escrita antes de su desaparición. La visión de la muerte se traduce mediante imágenes de estremecedor realismo y mediante un ritmo obsesivo. En el resto de la obra del poeta aflora siempre el tema de la muerte: la muerte propia, la muerte como igualadora de todos los hombre, la muerte que aniquila y espanta, y a la cual sin embargo el poeta se entrega con resignación cristiana.”

VillonEPITAFIO VILLON

Oh hermanos, que vivís después de nosotros,
no nos cerréis los corazones piadosos,
pues, teniendo piedad de nuestras pobres almas,
Dios la tendrá luego de vuestros ojos
que aquí nos miran. Juntos estamos cinco o seis
y la carne que alimentamos a demasiado costo
está, después de mucho, roída y putrefacta,
y nosotros, huesos, nos volvemos ceniza y polvo.
De nuestros males no se burle nadie:
¡y rogad a Dios que nos absuelva a todos!
No nos desdeñéis, hermanos, en nuestro clamor,
porque hayamos sido muertos nosotros
en homenaje a la justicia. Pues debéis entender
que el espíritu sereno no saben tenerlo todos;
perdonadnos ahora, después de nuestra muerte,
frente al hijo de la Virgen María, solos;
procurad que Su gracia no nos sea negad,
y pueda preservarnos de los infernales rescoldos.
Muertos estamos, no nos moleste nadie:
¡y rogad a Dios que nos absuelva a todos!
La lluvia nos ha colado y lavado;
el sol nos desecó y ennegreció el tronco.
Nos arrancaron la barba y las cejas
urracas y cuervos, y nos cavaron los ojos.
Nunca jamás, ni un instante, pudimos sentarnos:
aquí y allá nos mecimos, según los antojos
del viento, que nos arrstra sin cesar,
en tanto los pájaros nos picotean más que al sorgo.
De nuestra cofradía no sea, por favor, nadie:
¡y rogad a Dios que nos absuelva a todos!
Príncipe Jesús, que sobre todo reinas,
procura que el Infierno no lleve las almas nuestras:
nada tenemos que hacer ni pagar en su lodo.
Hombres, en esto no hay burla alguna:
¡y rogad a Dios que nos absuelva a todos!

(Traducción de Luis Gregorich)

En: La literatura medieval francesa. Buenos Aires, Biblioteca Básica Universal, CEAL, 1970, pp. 85-87.

About these ads

Entry filed under: Muerte, Poesía. Tags: , , .

Los ricos no son felices (A propósito de la crisis mundial del capitalismo), por Stephen Leacock “No tires nada por la ventanilla”, por Michael Avallone

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Fe

Creer sin evidencia en lo referido por uno que habla sin conocimiento de cosas nunca vistas. Ambrose Bierce, The Devil's Dictionary

Ultimas emboscadas

Fueron emboscados...

  • 12,080 incautos.
Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

directorio de weblogs. bitadir
mayo 2009
L M X J V S D
« ene   jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Directorio de Páginas Argentinas
Blogs

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: